Las Trampas del Ego


TRATADO DE LAS 13 VIRTUDES POTENCIALES Y LAS 13 TRAMPAS DEL EGO
 

 CANALIZADO POR SOL HERNÁNDEZ®
Año 2010 – España

Este Tratado va a estar compuesto de una serie de escritos-disertaciones sobre las virtudes Potenciales en el hombre, contrarias a las Trampas que el ego pone para dificultar la evolución. El ego es el encargado de participar en los procesos de crisis y cambios internos para que el ser consciente se comunique con el inconsciente y éstos, a su vez, con el ser superior.

El Ángel Gabriel, con sus palabras, nos va a acompañar en este viaje de concienciación del yo y nos va a dar unas pautas para que el camino sea más fácil, más llevadero, más claro y ligero, sin que nos suponga este reconocimiento, el potenciar un sentimiento de culpa innecesario en la transmutación.

Cuando se tiene un defecto, una manía, una debilidad, si estamos dándole vueltas al hecho, sintiéndonos mal por ello, obsesionándonos en querer quitárnoslo, lo único que se consigue es darle más fuerza, pues el sentimiento de culpa desmedido lo único que hace es debilitar el alma, ya debilitada por la tendencia del ego a caer siempre en lo mismo. Es por esto, que Gabriel quiere ayudarnos a que veamos el lado positivo del ser, a que identifiquemos las virtudes que cada uno tengamos para potenciarlas y darles así toda la fuerza necesaria para cambiar por dentro, para conseguir dominar y cambiar el ego inferior y transformarlo en Yo Superior o Ego.

Gabriel, arcángel de energía  femenina, aporta todo lo que conlleva este hecho al tratado. Nos acerca su energía de protección, cobijo, enseñanza y amor incondicional para que con ella nos ayude a realizar los cambios. Es el Arcángel que nos ayuda a comunicarnos con la energía de la Madre Cósmica, debido a la gran conexión que tiene con Ella.

Una de las ocupaciones de Gabriel es la protección de las madres y de los niños. En la actualidad, tiene una gran tarea con las nuevas generaciones de niños por su gran elevación espiritual y Ella, como guardiana y protectora, tiene bajo su mandato al grupo de ángeles custodios, encargados de este trabajo.

Ha de ayudar en estos tiempos de crecimiento interior y elevación espiritual a que se identifique, en el interior de cada uno, aquello que nos dificulta el avance. Igualmente, pretende que mediante este trabajo personal, ayudemos a los niños a darse cuenta de sus errores y a que puedan cambiarlos. Niño, adulto, es igual, ambos han de crecer. Precisamente, por el gran despertar de la conciencia que traen los niños en la actualidad, es por lo que se les debe ayudar a identificarlos a temprana edad para que el trabajo sea más sencillo y el crecimiento mayor.

Así, este tratado, tiene como único propósito el iluminar caminos y despertar conciencias.


“Cuando vuestros caminos sean completados,
será cuando vuestras conciencias estarán plenamente despiertas;
mientras tanto, seguid la Luz que está al final de él
y no perdáis el rumbo con llamitas entretenedoras
que reposan a los lados del camino”


HUMILDAD – SOBERBIA

La Humildad es potencial en todo ser pero se desarrolla con dificultad pues implica grandes esfuerzos del ego.

El polo contrario a la Humildad, la Soberbia, se considera la forma más complicada de expresión del ego por la dificultad  de reconocerlo, identificarlo, aceptarlo y cambiarlo.

El ego va ligado a una dureza de alma muy desarrollada pues implica aminorar el valor de los demás, implica no considerarles en la justa medida; implica sentirse por encima de ellos; implica que solo la propia realidad, opinión, acción es la auténtica, es la válida. Todo soberbio no admite sus errores, faltas, defectos, siempre vuelca sobre el otro las propias culpas, siempre son los demás los que le provocan las malas reacciones, es el mundo el causante de sus males. No existe culpa en sí mismo, no hay consciencia de ese fallo. Algunas personas lo cubren bajo la intención de que lo que se les dice es lo mejor para ellos o porque se le hace por su bien. Pero esta actitud impide y dificulta que el otro pueda controlar su propio ser, así como interfiere en la libertad de los demás.

Para contrarrestar este defecto, hay que potenciar la Humildad. Es la virtud que todo ser superior  posee por encima del resto. Ser humilde implica valorar al otro, su persona, sus actos, sus cualidades, sus potencialidades, se sapiencia. Ser humilde implica no creerse por encima de los demás ni por conocimientos ni por espiritualidad ni por actos ni por capacidades. Está claro que cada uno poseéis facultades y cualidades propias y únicas, pero eso no implica que sean más válidas que las de los demás.

También es importante que entendáis que la Humildad es Respeto. Respeto al hermano, respeto al Maestro, respeto a cualquier persona, pues cualquiera puede enseñaros, siempre habrá alguien que sepa más que uno de vosotros en alguna materia, siempre habrá alguien con cualidades más logradas, trabajadas, integradas que las vuestras. Siempre, en cualquier lugar podréis ser enseñados por el más humilde de los humildes, pues también él trae su propia Sabiduría. Cuando un hermano se acerque a indicaros algo, a explicaros algo, a ayudaros, aconsejaros o cualquier otra aportación, estad abiertos, respetad lo que ellos puedan aportar, tener el firme propósito de aprender y veréis como, poco a poco, cada vez os sentiréis mejor, más plenos, más fuertes, más sabios, más “grandes” por consideraros pequeños. “Todo el que se ensalza, será humillado y, el que se humilla, será ensalzado”, palabras sabias de un Gran Maestro, aplicadlas en vuestra cotidianidad, son una buena guía.

El más sabio de los sabios, es sabio porque en ningún momento se cree tal título. Precisamente, sabio es, porque es humilde, si no fuese humilde no sería Sabio.

Otras palabras dichas por otro Gran Maestro pueden aportaros Luz, este Maestro fue Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Sabias palabras, pues el verdadero sabio entiende que aún le queda mucho por saber, por aprender, por integrar. El conocimiento es inmenso y cuando entráis en el camino espiritual aún se hace más extenso pudiendo daros más cuenta de todo lo que queda por saber. El ser humano no debería nunca parar de aprender, sólo debería parar al dejar ese mundo. Todo el que antes de ese momento decida parar, decida que ya lo sabe todo, que no necesita aprender más, es cuando estará muerto, es cuando demuestra lo poco que sabe, es cuando se ve que lo que haya aprendido, nada le ha enseñado. Es una decisión triste, es una vida triste, es un camino triste.

Hijos, entended que vuestra andadura ha de ser siempre hacia el perfeccionamiento del alma a través del perfeccionamiento del ser consciente, de forma que así podáis llegar al lugar que os corresponde, pero siempre potenciando la humildad, siempre respetando al hermano y al que, por evolución, esté por encima de vosotros, que probablemente sea el que más al nivel vuestro esté, pues su humildad así se lo exige.

Volved a revisar vuestro ser interno y potenciaos en la mayor medida que podáis este aspecto de la Luz que es la Humildad.

PACIENCIA – IRA

La Paciencia o Ciencia de la Paz, es la virtud ligada a la Ira.

La ira surge como contrariedad a no conseguir lo deseado, como forma de no poder alcanzar los deseos, objetivos, proyectos, como una manera de expresar lo que no agrada.

La ira es una energía necesaria ante el mundo vuestro pues protege y defiende siempre y cuando se canalice adecuadamente. Pero lo que no es positivo es que esta ira derive en cólera, en rencor, en otras expresiones duras, negativas o crueles de manifestación. Para conseguir controlar esta energía tenéis que potenciar la Paciencia y la Aceptación. Cada vez que algo no fluya, no os guste, no sea como se desea, la única solución es aceptar lo que hay con la idea de que si es así, será por algo, de que si las cosas no surgen es porque no es el momento o porque no estáis preparados para poder conseguirlo.

El humano no siempre sabe qué es lo mejor para él y es por esto que los planes o planteamientos no siempre salen al gusto. En ocasiones, no salen o el resultado es el inverso, pero hay que entender que en muchas ocasiones es lo mejor y, con el tiempo, podréis daros cuenta de ello.

Por otro lado, la Paciencia implica que desarrolláis la capacidad de vivir en Paz, de conseguir que las circunstancias externas, que lo que os rodea, no altera vuestro estado de ánimo, vuestro ser interno, vuestra capacidad de Amar y de Dar. Todo ello es importante y necesario.

Tener Paciencia con el hermano es darle tiempo para rectificar, para darse cuenta de las cosas, para entender. Tener Paciencia es conseguir que el otro evolucione. Pero igualmente, tener Paciencia con vosotros mismos, implica  daros el tiempo que necesitáis para conseguir las cosas, para hacer los cambios. El exceso de exigencia, el querer ser perfectos, no os lleva a nada, os tensa, os confunde, os endurece, hace que no os valoréis en la justa medida y puede haceros sentir fracasados. Daros tiempo para lo importante, pero no os relajéis en lo demás, pues ello puede conduciros a otro defecto la Pereza.

Otra vía de acceso a la Ira es el dolor, quien no sabe convivir con el dolor se enfada; quien teme sufrir, se enfada; quien no soporta ser abandonado, se enfada; quien se siente traicionado, se enfada. Este enfado puede llevaros a diferentes grados hasta el desenfreno en la cólera, a no ser capaz de perdonar, a potenciar el rencor y el odio, todo ello emociones ligadas a la ira. Aquí es la Aceptación la que hay que potenciar, la aceptación de lo sucedido, entendiendo que cada uno reacciona dependiendo de sus capacidades, entendimiento, capacidad de amar y, por tanto, bondad y respeto.

Si los otros no tienen los niveles elevados de estas modalidades energéticas, los resultados son dolorosos, puede que muy dolorosos y hacen sufrir y manifestarse como cólera. Por ello, aquí sólo sirve desarrollar la Aceptación y el Perdón, entender que esos seres no pueden hacerlo de otra forma, no dan más de sí, han venido como maestros vuestros a través del dolor y conseguirán enseñaros las más duras lecciones pero, a la larga, las más fructíferas si conseguís superarlas.

Reflexionad mis palabras e intentad ver en qué situaciones os habéis visto y aún estáis que no os han dejado avanzar, por seguir con ese dolor, con esa ira intrínseca que no conseguís transmutar.


CASTIDAD – LUJURIA

En el camino del Amor, la Castidad entra en juego, no como un concepto castigador o castrador, sino como una forma de valorar vuestras almas, de valorar vuestros cuerpos.

El disfrute del cuerpo no es tomado como una forma dañina de saciar los deseos. La capacidad de disfrutar sexualmente es intrínseca en las capacidades humanas, sí, pero como un regalo no como una aversión. Es una forma de poder compartir con el ser amado no una forma de desahogar vuestros instintos, deseos bajos, los deseos de la carne arrastran y, llega un momento, en que no se puede vivir sin ello.

La forma de ver esta necesidad como una anomalía del ser es la mejor manera de superarlo. El Amor no va ligado al sexo, aunque éste sea la mayor expresión física de aquél.

¿Qué es en realidad sexualidad? La forma de expresión amatoria sublimada por el Amor y ¿qué es hacer el Amor? Este interrogante quedó perfectamente definido por nuestra Maestra Arianna: “Hacer el Amor es volar en el espacio; hacer el Amor es desprenderse de los cuerpos, para fusionar las almas; hacer el amor es vincularse a los Planos Superiores en un suspiro doble tras el cual llegar al éxtasis; hacer el amor es la fusión de dos almas en acto de Bendición e Imploración Divina. Para hacer el Amor no son necesarios los cuerpos, pues son las almas las que realmente AMAN”.

Cuando un ser tiene una insatisfacción fuerte, una necesidad de recibir, una gran energía mal canalizada, una búsqueda de disfrutar él, por él y para él, lo busca a través del sexo. Y cuando no se es capaz de vivir sin esta forma de mover la energía, entonces está dominado por la Lujuria.

Lujuria no es sólo estar con distintas personas sin una estabilidad emocional, la Lujuria también puede darse dentro de la pareja como forma de expresar el amor, pero también como única o mayor forma de unión.  En una relación, no es necesario el sexo para que sobreviva la pareja, sólo hace falta el Amor, se puede estar al lado del ser amado y no necesitar tener relaciones sexuales con ella. Se puede “Hacer el Amor” sin que los cuerpos intervengan, sólo las almas pueden intervenir en este proceso y nada más.

Si necesitáis expresar el Amor de esta forma o si necesitáis sentir el sexo de forma asidua, pensad qué es lo que realmente os mueve: la necesidad o el amor; el vicio o la pureza. No penséis en castigos o condenas, nada de esto tiene sentido ya, sólo pensad en que la misma energía que movéis en ese momento, en una frecuencia tan baja, es la misma que necesitaréis para dar vida a un nuevo ser; es la misma que utilizaréis para daros plenamente a la persona amada; es la misma que movilizáis cuando deseáis hacer algo  bueno por alguien; cuando participáis en la sanación de alguien. Visto así, ¿consideráis que siendo la misma energía, está bien utilizarla en frecuencias tan bajas para tener que elevarla en otros momentos, pudiendo no alcanzar el nivel adecuado por no estar en sintonía con lo requerido?

Quizá si pensáis esto, os hagáis más responsables de lo que hacéis, de lo que deseáis, de cómo establecéis la conexión con esta fuente ígnea de vida que se os regaló al ser creados los humanos.

Buscad la manera de ser castos, como forma pura de expresar el amor al amado, sólo así fusionaréis vuestras almas, independientemente de que vuestros cuerpos puedan, o no, estar cerca. La unión de vuestros cuerpos en niveles de castidad hará que ambos sanen, hará que sus energías se desbloqueen y trepen por el canal central cual serpiente dorada. Cuando las dos serpientes se enroscan en un canal unitario formado por ambos seres, se forma el verdadero caduceo espiritual, unión de almas. Sólo así se dará la verdadera fusión, sólo así se conseguirá sublimar el amor y la capacidad de expresarlo a través de los cuerpos. Pero si existen otras intenciones, todo fallará, cuerpos y almas enfermarán y los niveles energéticos empezarán a descender pudiendo dar paso a dolencias de distintos tipos y que no se podrán superar hasta superar este nivel bajo de expresión.

Amaos los unos a los otros, sí, pero esto es Amaos y sed capaces de daros desde el corazón para que los circuitos energéticos se activen formando uno solo, formando un inmenso Caduceo de Luz dorada, asemejado a la energía excelsa de Dios. Todo depende de vosotros, de vuestras intenciones.

Así y sólo así habréis superado la Lujuria, no hay otra forma, siempre a través del Amor.

El que huya del problema mediante la castración no lo ha superado, simplemente ha alejado la tentación temporalmente, hay que estar ahí y no caer, ser capaz de expresarse desde lo alto, entonces todo se eleva, entonces se está preparado para la fusión, para el Amor.


El alma cuando encarna trae un camino que recorrer lleno de experiencias, trabajos, actividades que deben realizarse día a día con el fin de conseguir un crecimiento interior, con el fin de progresar lo más posible para que, cuando el camino finalice, se haya conseguido superar cada situación y se haya conseguido alcanzar todo aquello para lo que estaba destinada.

Este camino será fácil en la mayoría de los casos e implicará que cada día sea un reto a superar con energía y fuerza interior.

Todo esto ha de hacerse siempre con grandes dosis de voluntad, deseo, entusiasmo, disciplina y orden. El orden es algo innato en el ser que se muestra voluntarioso en la acción y el empeño de mejorar día a día. Cuando se quiere progresar, siempre se desarrolla un deseo interno de que cada día esté inspirado por un ritmo adecuado de actividades, esté guiado por una autodisciplina ordenada que os lleve a poder hacer todo aquello que sea necesario en cada momento. Es necesario hacer lo necesario no lo que os conviene, pues en la conveniencia nace el deseo mal consentido, nace la dejadez, la apatía y la Pereza. Mala consejera, la pereza. Ésta siempre va ligada a un alma debilitada, a un alma con poca energía de superación. No es el cuerpo el perezoso sino el interior, el alma.

La pereza es una de las peores trampas del ego, pues resta energía para conseguir superarse a uno mismo. La Pereza abre las puertas a otras debilidades, pues para superarlos se necesita voluntad y empeño y éstos se menguan mucho cuando la persona es perezosa.

Todo lo que hay que hacer es potenciar la Diligencia, es decir, hacer lo que se debe en cada momento, por el mero hecho de que es necesario hacerlo, de que es lo que en ese momento se debe hacer. En cada situación lo que toca, en cada día lo necesario, siempre con un  propósito claro, no dejar nada para otro momento, para otro día.

Para tener una buena disciplina, podéis empezar por cosas pequeñas, parecen tonterías, pero en ellas está la base de un buen orden interior, de una buena enseñanza. Podéis tener una agenda donde pongáis lo que haya que hacer a diario, hora a hora, para así no perder el tiempo.

El tiempo es importante, muy importante, cada cosa que se deja de hacer es energía perdida, pues se acumula para el momento siguiente. Cada cosa que se deja para después es un estorbo en el día, es un obstáculo para lo que toque después, serían asignaturas pendientes, como las que traéis vida tras vida.

Entended lo importante que es ser ordenados, limpios, activos, centrados, cada cosa en su momento y cada momento con su actividad. No dejéis nada para después pues vuestro alma cada vez perderá más energía, vuestros cuerpos cada vez se sentirán más cansados y vuestras mentes más dispersas. Todo es una cadena y ésta es difícil de cortar cuando queda anclada en el ser. Buscad vuestro orden, es muy importante, os ayudaréis a caminar más rápido pues seréis más ligeros.

El desorden externo no es más que un desorden interno; la falta de disciplina no es más que lasitud interior; la dispersión implica falta de canalización energética para focalizarla en las cosas que son importantes hacer. Todo esto va ligado a la Pereza tanto en cuanto no conseguís organizaros ni llevar el ritmo que vuestras vidas requieren; tanto en cuanto provocáis descontento en vuestro entorno; tanto en cuanto vuestras responsabilidades ceden a las conveniencias, al desorden o al cansancio. Buscad dónde radica vuestra inclinación hacia la Pereza y poneos manos a la obra para erradicarla mediante la potenciación de la Diligencia, mediante haceros responsables de vuestros pensamientos, actividades y de vuestro camino.

GENEROSIDAD – AVARICIA

En un mundo como el vuestro, la Generosidad debería formar parte de vuestro día a día. Ser generoso es una forma de vida, una forma de ser. No se refiere solo a los aspectos materiales, también a los espirituales y emocionales.

Es preciso entender que la Generosidad va ligada a la Misericordia, al Amor. Ser generoso es no tener problema en compartir, en dar, pero no me refiero a dar lo que necesitáis o lo que ya no os vale, me refiero a compartir vuestras cosas con los otros, me refiero a que si otro necesita algo en cualquier ámbito del ser, desde lo material a lo espiritual, que seáis capaces de dárselo. Vuestro Tiempo, tan valioso para vosotros, para vuestro disfrute, también  entra dentro de lo que podéis dar.

¿Habéis pensado, en algún momento, del bien que hacéis compartiendo un poco de vuestro tiempo con aquellos que no tiene nada, que no tienen compañía, familia, casa, dinero? ¿Os habéis planteado dar un poco de vuestro tiempo a los que no pueden disfrutar de él? Este acto es muy importante para fortalecer vuestro alma y haceros crecer, evolucionar. Pero no confundáis lo que os digo, no me estoy refiriendo  a la gente cercana a vosotros, amigos, familiares, etc., que por supuesto que también os necesitarán en algún momento, sino que me refiero a desconocidos, incluso a animales, porqué no,  ellos están compartiendo vuestros días y no se les ve, no se les cuida, no se les hace mucho caso ¡Hay tanto animal abandonado a su suerte! ¡Hay tanto animal triste viviendo en esos lugares de hacinamiento! Que el alma  debería romperse al verlos, simplemente al saber de su situación.

¿En qué tipo de Generosidad estabais pensando? No hace falta dinero, ni objetos, la verdadera generosidad es la que hace que compartáis lo más valioso que tenéis, vuestro Corazón. Pensad estos conceptos y quizá entendáis lo que en realidad habéis venido a hacer, lo que intentamos que aprendáis en vuestro día a día para que os alejéis definitivamente de la Avaricia, del tener, sin que en ella esté solo lo material, también lo emocional, lo menta y, peor aún, lo espiritual. Si cada día os planteáis un nuevo acto de Generosidad, cada vez os costará menos y lo valoraréis más, alejándoos, poco a poco, del valor tan grande que le dais a vuestras cosas, a vuestros amigos, a  vuestro trabajo, a VUESTRO TIEMPO.

Un aspecto muy importante es que sin el desarrollo de esta cualidad, las demás pierden valor.

Actualmente, va habiendo una mentalidad de ayuda y trabajo grupal importante y esto es muy valioso. También está habiendo una gran corriente de aprendizaje en el ámbito terapéutico y mántico, con la intención de ayudar, pero os diría que para crecer, para elevaros por encima de lo que sois, nada de esto es necesario, sólo con que os compartáis con los más desvalidos, con los apartados de la sociedad, con los abandonados, tendríais suficiente.

Pensadlo hijos, porque esta disertación tiene una importancia superior a las demás. Espero que podáis entender mis palabras en su totalidad e intensidad, pues nos entristece ver como os cuesta abriros y daros de corazón, sin que tengáis en cuenta lo vuestro.

La Generosidad agranda el alma, ablanda el corazón, ilumina la mente, fortalece los cuerpos; la Generosidad, mueve la energía a niveles insospechados, desbloquea cualquier problema y estancamiento den vuestras energías. La Generosidad da felicidad, el pensar en el otro es salud, el ayudar aleja las tristezas, preocupaciones, ansiedades, temores, apegos y cualquier otro aspecto del ser que incomode el crecimiento. Despertar la Generosidad os enseñará a sentiros más cerca de vuestro ser superior, de la Divinidad ya que fue un acto de Generosidad lo que tuvo la Fuente Creadora para dar forma a todo lo que existe, a todo lo que Somos. Fijaos de que forma tan sencilla os podéis acercar a Él. 

MODERACIÓN – GULA

En el mundo de los sentidos, la satisfacción de éstos, pondera sobre lo espiritual y humanitario. La satisfacción propia es algo necesario para una vida plena. Cuando buscáis llenaros de cosas agradables, de cosas que os hagan sentiros bien, que os den felicidad, situaciones que no os proporcionen preocupaciones, relaciones que os den todo aquello que deseáis y todo en la mayor cantidad posible, con la mayor intensidad, la mayor parte del tiempo, todo esto dista mucho de la Moderación en la vida y, todo ello, tiene relación, por tanto, con la Gula.

Gula no es sólo saciarse de comida constantemente, es querer saciarse de todo lo que os de placer constantemente. Es este sentido, la virtud a conseguir desarrollar es la Moderación.

Moderación quiere decir tomar lo necesario, no lo conveniente, es decir, hacer, tener o saciar en la justa medida sin que ello os suponga dependencia. Todo ser que es moderado en sus hábitos no teme perder, no teme no tener, no teme no saciar, se conforma con lo que hay y guarda para el día siguiente, pues no sabe de seguro si tendrá para entonces. El que no es moderado, no piensa en el mañana por lo que nunca tendrá nada. En realidad, estas personas, temen al mañana por lo que sólo piensan en el hoy se sacian hasta reventar con tal de no tener que pensar en ese mañana. Dicen: “cuando llegue ya se verá”, no es éste buen consejo pues “el que no guarda, no halla”.

Entended que siendo moderados, vuestras almas aprenden a adaptarse a las circunstancias, aprenden a no tener, a no depender, aprenden a que han de guardarse y guardar, a que han de trabajar y pensar en otros y en ellos para después.

Aquí no hablamos de tiempos lejanos, no, pero sí hablamos de no guiaros por los excesos, de no pretender tener hoy y no responsabilizaros del mañana, así únicamente pueden vivir aquellos que no tienen nada, que no tienen compromisos, familia, pareja, hijos, todo el que lo tenga no puede o no debe tener este tipo de pensamientos pues, en realidad, lo que está diciendo es: “no me comprometo a nada”; “no me esfuerzo más de lo justo”; “no me responsabilizo de lo que hago o de lo que puedo conseguir”; “no soy responsable de mi vida ni de la tuya”; “no quiero estar en compañía de nadie pues esto implica responsabilizarme de unos sentimientos, de una relación, de una apretura para la cual no estoy dispuesto”.

Todo esto es una forma de vivir fuera del camino responsable de la evolución, sólo implica no compromiso, no responsabilidad, sólo implica pasar por la vida lo mejor y antes posible.

Por todo esto tenéis que reflexionar en qué punto os encontráis y ver hasta que punto la Moderación forma parte de vuestras vidas, de vuestra persona.

La Moderación implica que el alma conecta con la Paz divina, con la Libertad superior, con todo lo que no ata, pues “tengo, hago, digo lo necesario para el momento, persona, circunstancia, experiencia sin más” Este pensamiento es necesario para entender.

Y ¿dónde queda la Gula? Gula no es sólo comer en exceso, como os he dicho antes, sino saciarse. La Gula forma parte de las Trampas de energía femenina, ligadas a la necesidad de recibir. En este caso, es recibir alimento, nutrición, satisfacción para el gusto. ¿qué quiere decir comer? Absorber, querer introducir en el cuerpo todo lo que se desea como forma de posesión, de desahogo, de hacerlo uno consigo mismo.

La Gula va ligada a la Lujuria y, de hecho, muchas veces lo 1º es por una carencia de lo 2º. También es una gran carencia afectiva ¿os cuesta dialogar con vuestras emociones, con vuestros sentimientos? Quizá aquí está la causa.

Reflexionad bien ¿qué os puede llevar a dejaros llevar por la Gula? ¿Qué es lo que os hace perder el control y querer absorberlo todo?
Moderad vuestra actitud, dad más que esperar recibir, cambiad la dirección de vuestra intención y energía y veréis como la Gula se transforma en Moderación, entendiendo que el alimento es necesario para vivir, pero no vivís para comer pues, en este sentido, dejáis todo lo que es realmente importante de lado, como es compartir con el “hambriento” vuestro alimento y no me refiero sólo al alimento físico o terrenal, sino cualquier tipo de alimentación. Lo comprenderéis al ver como dando vuestra comida a quien más lo necesita os alimenta como si os lo hubieseis comido vosotros.

La Moderación es una Gran Virtud, pues en todo sentido se necesita y es una gran consejera y complemento para acompañaros en vuestras vidas.

MISERICORDIA – ENVIDIA

Cuando un grupo de almas han de estar unidas para un mayor progreso, han de aprender a convivir, a ayudarse, a poner todo lo que esté de parte de cada uno para que el conjunto prospere, sólo así  es posible la evolución.

Cuando alguna de las almas se aísla o busca la forma de romper la armonía del grupo, la unión de éste, entonces todo se rompe y es entonces cuando se entra en la dinámica de las malas formas de entendimiento y de la Envidia.

¿Qué es lo que vamos a tratar hoy? La Misericordia. Este concepto se confunde con la pena y nada más lejos de lo que en realidad quiere enseñar.

¿Qué es Misericordia? Misericordia es Amor, es comprensión, es tolerancia, es compartir, es servir, es ofreceros libremente deseando lo mejor para el otro y ansiando poder ayudar y aportar algo propio para el bien ajeno, para el avance ajeno.

Cuando os vemos ante situaciones en las cuales no os sentís felices por lo que tienen o consiguen los demás o por lo que son en sí, nos produce gran tristeza, pues caéis en la Envidia. El pensar: “yo me lo merecía más, me lo he trabajado más, porqué se lo tienen que dar a él….” Es Envidia.

La diosa Discordia, hermana del dios de la guerra, ayuda también en este sentido. Son la pareja que ha estado dirigiendo el mundo durante mucho tiempo y ya es tempo de unidad, de amor, de desear el bien ajeno por encima del propio, esto es Misericordia, que nada tiene que ver con la pena, como os he dicho, pues en ella, en muchas ocasiones, hay ego.

Nadie merece vuestra pena pus todos sois iguales, pero sin embargo, sí merecen vuestra misericordia, pues en ella hay corazón.

¿Cuál es el verdadero motivo de no alcanzar tan bella cualidad? Si solo viene lo bueno y bello en el otro, no habría ningún problema en alcanzar la Misericordia, pero si esto no es así, la historia cambia mucho.

En todo momento, cuando dos almas hermanas se unen en pos de algo único, el camino ha de ser andado de la mano, con gran unión y con la alegría de sentirse apoyado, acompañado, querido por el otro ¡Qué gran regalo! Esto es lo que se tendría que sentir. ¡Qué felicidad por ser apoyado y ayudado por un hermano! Pero en vez de sentir esto, aun hoy existe la emoción contraria ¿Por qué tengo que estar con esta persona si no me aporta nada, si no me deja avanzar a mi ritmo, si no me deja que se vea lo que puedo conseguir yo solo? Esta no es la mejor forma de avanzar en estos momentos.

La realidad es otra muy distinta. En todo este tiempo de estar juntos, en el cual os he ido transmitiendo aquellos conceptos que pueden ayudaros y aclararos conceptos tan necesarios para vuestro ligero caminar, creo que es momento  de que entendáis lo que os transmito. Sed misericordes con vuestros hermanos de alma, sed misericordes con vosotros también, pues es necesario que estéis fuertes y que no os estéis culpando permanentemente y os estéis flagelando por no poder alcanzar el nivel exigido. No os provoquéis más dureza en vuestro entorno ni situaciones difíciles pues ya la vida os las aporta. Vuestro mundo es duro, sí, pero sólo con vuestra Alegría y Misericordia podréis potenciar el Amor y la Bondad tan necesarios para el crecimiento interior.

Cuando os lleguen contándoos sus alegrías, sus progresos, sus recompensas, alegraos con ellos, pues así potenciáis su bien y, al mismo tiempo, esa alegría os llenará y enriquecerá a vosotros. Nunca envidiéis el bien ajeno, nunca envidiéis lo que puedan conseguir los demás pues eso no implicará que vosotros lo podáis conseguir, eso no implicará que ellos lo pierdan y la infelicidad reinará en vuestros corazones. Fomentad el bien sentir, el bien hacer, la Misericordia y todo florecerá, todo se armonizará.

Cuando las energías del Amor sean las que dinamicen vuestros corazón y vuestra alma, entonces, será posible que todos los corazones y todas las almas se unan para formar un gran corazón, una gran alma semejante al Creador e integrado en Él.

¡Qué imagen más perfecta, que imagen más bonita, ver como toda la Humanidad se va uniendo en una dirección, la de la Unidad; en un objetivo, el crecimiento; con un fin, el Amor. Cada alma aportando su granito de arena formará la gran montaña de unidad y amor.

Sólo a través del Amor, del corazón, se conseguirá que la Misericordia por los otros anulen los deseos de Envidia y separación, de enemistad, de dañar al otro; sólo a través de la Misericordia llegaréis a ser uno con el hermano y, por tanto, con el Creador.

¿Por qué no valoráis, disfrutáis y agradecéis lo que a vosotros se os dio? ¿Cuál es el fin de este desagrado?

Todo sucede según un plan establecido por vosotros antes de encarnar entonces ¿por qué tanta disconformidad? Cuando entendáis que lo que os llega a cada uno no es más que lo que habéis buscado, llamado y deseado consciente o inconscientemente durante tiempo, entonces entenderéis  y aceptaréis lo que la vida os ofrece, agradeciendo todo lo concedido y, además, sintiendo en ocasiones que puede ser demasiado. El agradecimiento forma parte de la evolución y, por tanto, el valorar desde el corazón lo recibido.

Cuando el agradecimiento se hace consciente, la vida brilla y se torna armoniosa y feliz.

Sed Misericordes para que el Cosmos encuentre su equilibrio en el Amor.


UNIDAD – DISCORDIA

En estos tiempos difíciles, lo único que puede evitar caídas, dificultades, problemas, pérdidas es la Unidad, es que os unáis fuertemente, potenciando los hilos conductores de energía de Amor entre todos, desde los cercanos a los lejanos.

¿Qué es Unidad en sí? Es la unión energética de almas en pos de un bien común, de un fin común, de un camino común. Con esta idea nada puede fallar, pues siempre se trabajará en pos del otro, en pos del grupo y en pos de la humanidad. Desde el uno hasta el todo, pasando por el grupo, es cómo han de fortalecerse los lazos.

Primero, se ha de trabajar por la Unidad individual, os peleáis demasiado con vosotros mismos, pensamiento, sentimiento y acción van por separado ¿cómo queréis así estar bien? ¿cómo queréis que los que os rodean lo estén con vosotros si no les dais la armonía y seguridad que este proceso requiere? No podéis esperar que si lo que dais es negatividad, alteración, desequilibrio, dejando salir vuestras luchas internas, hoy una cosa y mañana otra, ellos puedan estar siempre igual y puedan tener una actitud equilibrada hacia vosotros. Este comportamiento lo que provoca es desequilibrio en el otro, inseguridad, le altera, le daña, no deja que el otro se mantenga en su propio  equilibrio porque lo que recibe por vuestra parte es una energía distorsionada que daña y que no se puede manejar ya que no es propia, sólo rechazar. Ante este rechazo, el otro se descentra y puede provocar en sí dudas y problemas más internos, agudizando lo propio.

Esto también es Discordia, es provocar la discordia interna en los otros por la propia, es evitar que entre las personas se pueda fomentar la unidad.

Cuando creáis dudas en los otros, estáis fomentando la discordia; cuando vuestros pensamientos errados son expresados al entorno, se provoca discordia; cuando el propio dolor se exterioriza y se vuelca sobre el de al lado, estáis provocando discordia; cuando vuestra dureza de alma la dejáis aflorar con malas palabras, malos actos, fomentáis la discordia. Este no es el camino hacia la luz, hacia vuestro yo superior sino hacia vuestra sombra, la cual debería ser pulida para así unificarla con vuestra luz, con vuestro consciente y yo superior.

En este sentido, si tenéis discordia interna, dificultáis la unidad del grupo pues volcáis en las personas que lo componen esta emoción proyectando sobre él esta energía de separatividad y provocando incomodidad en los miembros. Este no puede ser  el camino del iniciado, el camino es el de poner paz, no guerra, pues el iniciado está iluminado, de no ser así no está siguiendo el camino y deberá recuperar el espacio retrocedido.

En la Unidad se fomentan cualidades como Tolerancia, Paciencia, Paz, Amor, Fuerza en un propósito común, Ayuda, Compañía, Consuela, todo esto y más ha de ser fomentado y trabajado para que un grupo flote y se convierta en una verdadera Unidad de almas, se transforme en un Núcleo Espiritual en pos del bien común.

Trabajad la Unión interior, fusionad vuestros yoes, no permitáis que hagan la guerra entre sí, porque esto es lo que os está haciendo infelices y os provoca que el entorno también lo sea. No culpéis a los demás, sois vosotros quienes lo provocáis con vuestro comportamiento.

Cuando estáis en armonía, la energía que emitís es sana, es luminosa y los demás así la reciben con los posteriores buenos resultados, así ha de ser vuestra vida, hijos míos, así es como el camino se vuelve fácil y ligero.

Entended también que en la Unidad no hay rivalidad, que todos, absolutamente todos, sois válidos, que cada uno cumplís una misión y que ésta solo ha de ser cumplida por vosotros. Independientemente de que tengáis que hacer vuestro propio camino, tenéis una responsabilidad con el otro, con el grupo, con la humanidad y, en esta responsabilidad, está la de cumplir con el lugar predestinado, nadie sois imprescindibles, cuando uno se aleja ha de ser sustituido y es muy probable que no siempre se pueda con la misma fuerza que tenía el separado, de ahí que daos la importancia que tenéis, pero sin ego, simplemente fortaleciendo vuestra estima y, más importante aún, darle la importancia que tienen los demás, valoradle por encima de vosotros si fuese preciso, siempre que no implique el que os hagáis de menos, sólo así podréis formar parte integrante de un grupo, sólo así podréis llamaros iniciado en pos de un bien común.

Por tanto, responsabilizaos de lo vuestro y dejad que cada uno haga lo suyo de forma que pueda darse la verdadera Unidad en Amor y Compañía para que el Egrégor grupal os dirija bien, os enriquezca y pueda hacer que cada vez seáis más fuertes, pudiendo hacer trabajos mayores. Si no hay unidad, nada funciona pues la energía se distorsiona, se frena, se ensucia, se altera.

Espero hijos del alma que entendáis mis palabras y que os sirvan de guía en los tiempos venideros, para los cuales, lo más importante será el apoyo entre vosotros, el verdadero Amor entre vosotros, sólo así conseguiréis la Unidad de grupo, conseguiréis el UNO con la Divinidad.

LIBERTAD - APEGOS

Es momento de hablar de la Libertad verdadera y de su complemento, los Apegos.

¿Qué es la Libertad? El concepto de libertad es muy complejo ya que suele ir ligada a la falta de compromiso, al egoísmo de no querer estar, ayudar, aportar, intervenir, hacer lo que en cada momento fuera necesario, por el mero hecho de no estar obligado, sino que lo que se suele pretender es seguir la propia vida sin más. Esto no es libertad, es un concepto básico de libertad ligado al egoísmo del ego.

La libertad nos habla de no ligaduras, sí; de no apegos, de no imposiciones, sí; pero en concepto muy diferente al entendido. Un ser de luz cuando está vibrando en la frecuencia elevada no se siente atado ni utilizado ni forzado a nada, simplemente hace lo que el corazón le dicta y siempre con el fin de beneficiar a los demás no a uno mismo, porque cuando la frecuencia es la de la Luz, cuando se piensa en el otro, se enriquece uno mismo. Cuando estáis haciendo algo por los otros, sois vosotros los ayudados, sois vosotros los enriquecidos, sois vosotros los amados.

Pensad, hijos, que el concepto de libertad, va más allá de lo que se puede entender, pues hablamos de un total desapego del ego.

Cuando no queráis responsabilidades ni ataduras ni obligaciones, es vuestro ego quién os lo dicta, esto no es libertad, esto es no querer seguir las pautas establecidas cuando os comprometisteis antes de encarnar. Vuestro ego sólo pretende recibir y no dar y, en el caso de que dé, será única y exclusivamente para el propio beneficio. Creo que esto no suena bien. Por tanto, estamos hablando de grandes apegos a los propios deseos, instintos, gustos.

Debéis ver qué es lo que os ata a tal nivel que os establece esta equivocación en el concepto de libertad. Los apegos son propios de vuestro plano de 3ª dimensión, pero si queréis ascender, deberéis liberaros de ellos, no debe ser su energía la que os alimente y nada tiene esto que ver con pretender hacer lo que uno quiera, cuando y como quiera.

El alma trascendida es responsable de todo lo que hace y ante todo lo que hace, pero es su corazón quién le guía, no su mente, no sus deseos, no sus instintos, no su EGO.

El alma trascendida es libre porque sabe lo que tiene que hacer sin sentirse obligada o atada, pero también sin miedo para decir que no cuando sea esto lo necesario. Sabe cuando hacer y cuando negar y, en ninguno de los dos casos, se siente mal, pero tampoco pretende obligar a los otros en ningún sentido.

El alma trascendida ama a todos y es objetiva para decidir cuándo ayudar y cuando no, cuándo dar y cuando no, cuándo aceptar y cuando no pero, todo ello, sin haber ningún sentimiento egoísta, interesado o de otro tipo.

El alma trascendida está siempre y, precisamente porque es libre, está; porque es libre, ama; porque es libre, ayuda; porque es libre, escucha; porque es libre, comparte e ilumina el camino por donde pasa.

Sed almas trascendidas, olvidaos de vuestros propios intereses; olvidaos de opiniones y juicios hacia los otros; olvidaos de si las personas, cosas o situaciones os interesan o gustan; simplemente AMAD y COMPARTID con todos vuestra libertad de ser, de pensar, de estar, de crecer y, sobre todo, de AMAR.

El alma trascendida es la que no tiene el corazón atado, pues su capacidad de AMAR es tal, que le hace libre, ésta es la verdadera Libertad, la del corazón, no la del cuerpo, no la de la vida, solo la del corazón y en ella, los compromisos para con los hermanos, para con los próximos, para con los animales, naturaleza, planeta, humanidad, da toda la libertad que se puede pedir, pues moviendo la energía del Amor, que es la misma que la del Compromiso por ayudar, activa los resortes del Alma para trascenderse, para elevarse por encima de lo propio, de lo cercano, de lo que satisface al ego, ya sean cosas físicas, emocionales o mentales.

Sólo un alma libre sabe en cada momento lo que tiene que hacer y lo hace, pues no se siente condicionada por nada ni por nadie, otra cosa es que sea o no entendida por las almas que no siguen esta pauta de falta de egoísmo y falta de apego.

Hijos, buscad esta senda del No egoísmo, del no apego, de no hacer lo que os interese u os convenga, sino de hacer lo necesario en cada momento, independientemente de que vuestro entorno entienda o no, quizá no sea el momento para ellos, pues aun vibran en la frecuencia de los apegos, del ego. Por ello, vosotros seguid luchando por vibrar en la auténtica frecuencia  de la libertad y enseñad a que los demás también la sigan o, por lo menos, si vosotros no podéis conseguir alcanzar este nivel, no dificultéis a los que sí pueden, no os interpongáis a su evolución a su crecimiento, a su misión, pues no vais a conseguir nada al final, sólo desolación.

COMPASIÓN - INSENSIBILIDAD

En el mundo en el que vivís, la Compasión debiera ser guía en los pasos dado. Compasión es Amor es estado puro, pues implica que en cualquier situación el afán de hacer bien y ayudar orienta el caminar.

Ser compasivo no es ser generoso; ser compasivo no es dar de lo que sobra; ser compasivo no implica amabilidad forzada; ser compasivo no es sentir pena; ser compasivo no es dar al débil. Ser compasivo no es esto y es mucho mas, porque ser compasivo es Amar sin pedir, es dar por el mero hecho de hacerlo, es ayudar porque eso es lo que se desea, es tener la certeza de que estando al lado de las personas, se llegará al corazón de todos, aun de los más endurecidos por el dolor y la miseria; ser compasivo es darse, no solo es dar, es estar, es escuchar, es orientar, es aconsejar, es sencillamente Amar.

Porque el que Ama es sensible, es empático, percibe lo que al hermano le sucede sin más, sin forzar, porque simplemente está.

Pero cuando la insensibilidad domina nos indica que la persona perdió la capacidad de Amar, no es su alma pero sí en su corazón, sí en su pensamiento, de forma que pase lo que pase, no se alterará en absoluto, lo que implica que todo lo dicho no penetrará en él, no encontrará su hueco ni su utilidad.

La insensibilidad endurece el corazón sí, pero puede endurecer el alma y ésta tiene pocos recursos para ello, pero hay uno que siempre está y es la Voluntad y a ésta la mueve otra energía, el Amor.

De forma que la Compasión habiendo Amor, se encuentra en su casa, sin problemas de otro tipo.

En la Compasión, el corazón puede completar su ciclo de Amar sin forzar, de Amar sin esperar, de Amar sin buscar, sencillamente de Amar.

Este Amor no es más que la búsqueda del verdadero ser, del verdadero Yo, convertido en Yo Soy Luz, Yo Soy Amor, Yo Soy Espíritu en estado puro del Ser.

En este punto, la palabra Compasión, ya va tomando otro sentido más elevado y condescendiente, con otro aliento interno del ser, con otras posibilidades entre dar y recibir, con otras búsquedas.

Sentir Compasión es la forma en que vuestro corazón también dice Te Amo y, te Amo, por cómo eres; te amor, porque es mi deseo; te amo porque es lo que me sale del corazón, sencillamente TE AMO.

Buscad en vuestro interior, en vuestro corazón, por quien podéis empezar a dejaros llevar por esta forma de expresar el Amor y comenzad a sentirlo, comenzad a disfrutar de esta maravillosa forma de sentirlo, porque solo así la insensibilidad jamás podrá encontrar un lugar en vuestro ser, podréis alejarlo y relegarlo al olvido.

Sed compasivos, dejad que esta emoción de un alma ascendida entre en vosotros y se exprese a través de vuestros pensamientos, de vuestras emociones y de la forma de llevarlos, de la forma de exponerlo, de la forma de comunicarlo.

Todo llega a la vida y la Compasión es el mejor bastón guía para caminar sin cansancio, para apoyaros sin miedo a los resultados obtenidos.

Sed Compasivos, sed Grandes.

FORTALEZA - DEBILIDAD

En la Paz de vuestras almas anida la Fortaleza de vuestro Ser Interno.

Fortaleza no es resistencia, como acto de no apertura, Fortaleza es sacar del fondo del ser todo aquello necesario para la superación del Yo, para la superación personal. Fortaleza es una virtud que os potencia el alma en cualquier situación y acción. Si te sientes fuerte interiormente ¿qué más da no serlo físicamente?

La verdadera fuerza no es la que el cuerpo expresa sino la que el alma expresa. La Fortaleza os anima la capacidad de superación, la capacidad del “querer”, “Yo puedo porque quiero”. Si decís que “no podéis” es porque vuestro ser interno en realidad no quiere. Así es como trabaja esta virtud, así se mueve esta energía.

En este sentido, la Fortaleza va ligada a la Autoestima. En muchas ocasiones, el sentir que no podéis no es más que un sentiros inferiores ante las circunstancias que os toca vivir, en esta dirección no podríais conectar con la Fortaleza de vuestro ser interno y sí con la Debilidad de vuestro Ego.

Diferenciar bien el Ser Interno ligado a las Virtudes Potenciales, con vuestro Ego ligado a las Trampas que él mismo pone.

Por tanto, la Fortaleza del Ser Interno es la que expresáis en vuestra vida, cada vez que superáis las trabas que el día a día os va poniendo, cada vez que superáis un miedo, cada vez que sentís que debéis resolver un tema de vuestra vida y supone tener que dejar de lado intereses personales, dolores u otras emociones de frecuencia densa. Fortaleza es cuando abandonáis lo que amáis, porque sabéis que os daña o que lo dañáis. Fortaleza es cada vez que resolvéis una situación que afecta a muchos, en detrimento de vuestros intereses. Fortaleza es cuando una enfermedad os acerca a la muerte y deseáis vivir.

La Fortaleza es la base de vuestro caminar sobre ese mundo denso de 3ª dimensión y sólo de su mano podréis conseguir llegar al final con todo lo comprometido por el alma, antes de encarnar, terminado.

El camino puede ser largo, pero de su mano se hará más fácil, más ligero, más corto y, sobre todo, más enriquecedor.

Por el contrario, la Debilidad puede ser utilizada como un arma contra el mundo. Esta Trampa tiene dos vertientes: la del débil en realidad, que es aquella persona que tiene una autoestima baja, su vida está llena de miedos, se bloquea en su caminar por no sentirse merecedora, se anula a sí misma siendo su peor enemiga; y la otra vía que es la de  aquellas personas que utilizan esta situación para manipular al entorno. Este caso, no podríamos considerarlo debilidad en sí, sino manipulación, por tanto, Fortaleza pero mal dirigida.

Cuidaos, mis Hijos Amados, de este tipo de almas que se nutren de vuestras energías y no seáis vosotros los que utilicéis este camino para sacar beneficios.

Cuando se maneja al entorno con una aparente debilidad, entonces el ser potencia en sí su ego y no le ayudará a caminar a corto o largo plano. Buscad en vuestro Ser Interno, buscad en vuestro verdadero yo y abandonad la vía del ego. Allí donde anida la Luz, anida la Fortaleza del Ser, la Fortaleza Divina que siempre guiará vuestros pasos.

En el caminar por esos planos, cuidaos de vuestros pasos, que cada uno dado posea la energía de vuestro ser y que la huella dejada, perdure eternamente. En cada paso dado así, la Fortaleza marcará su sello iluminando y guiando vuestros pasos y vuestra evolución.

Bien, Hijos amados, con estas breves palabras creo haber aclarado estos conceptos, que no por sencillos son menos complejos de adquirir.
  
NADIDAD - VANIDAD

Con cada paso dado, enriqueceréis vuestro alma, pasos en acierto o en error, eso no es importante, pero sí el paso. Con esta idea en vuestras mentes y con este sentir en vuestros corazones, entenderéis que todo lo que hagáis, que todo lo que penséis, sintáis, tengáis, todo forma parte de un camino aceptado por vosotros en vuestros preliminares como humanos, en los pasos anteriores a vuestra encarnación, así ¿qué más da lo que como personas humanas seáis o tengáis? Si al final, lo que es hoy dejará de serlo mañana; lo que tengáis hoy, dejaréis de tenerlo mañana; nada es eterno ni valorado más que lo de vuestro hermano, porque mañana vosotros seréis vuestro hermano y él será vosotros. Entonces, qué más da el turno adoptado, qué más da el antes o el después, todo forma parte de la gran rueda de la vida, de la existencia del alma, de la evolución del ser, por eso y porque todo se aceptó y pactó antes ¿tienen algún sentido valorarlo más allá de lo que es?

Todo esto expuesto os lleva al concepto de Nadidad, el alma se hace grande conforme el individuo, la personalidad se empequeñece; el ser supremo guía el alma, mientras la personalidad queda unida a ese alma ligada al cuerpo elegido. En el momento en que se establece la desvinculación del alma al ser supremo,  la Nadidad deja de tener fuerza para cogerla la Vanidad. Sólo el que sea realmente sabio en espíritu, no se creerá elevado en conocimiento, no se creerá por encima de los demás, no se sentirá grande, fuerte, superior. La Vanidad va ligada a la poca experiencia, a la insensatez y a la ignorancia del ego.

Hijos sed sabios en espíritu y no ignorantes en la materia.

Todos los Grandes Maestros, Sabios, Profetas, Elegidos del Espíritu, profesaron el camino hacia la Nadidad. En este sentido tenéis en vuestro haber las palabras del Gran Maestro Jesús: “Todo el que se ensalce será humillado y el que se humille será ensalzado”, porque el que nada se crea es el que más puede dar, pues nada se cree como hombre pero grande es como espíritu, la Nadidad guía sus pasos. Pero aquél que grande se crea, aquél que piense que por su situación puede ser más elevado que sus hermanos, su alma se empequeñecerá a la par que su persona se ensalza.

Triste es ver para nosotros que no podáis valoraros en la justa medida, ni por menos ni por más, para que, así, vuestro caminar sea realmente ligero.

Este concepto, Nadidad, es poco conocido para vuestro entender y, sin embargo, ¡entraña tanta sabiduría! En la Nadidad está todo lo más elevado del espíritu, la Nadidad para vosotros es la Totalidad para Nosotros, lo que es nada en vuestros planos de tercera dimensión, es todo en nuestros planos de Luz, porque en la luz nada es la materia, en la espiritualidad no existe el tener, todo es el Ser y se es Todo cuando para vosotros no se tiene nada, no se es nada.

Difíciles términos quizá para vuestro entender, pero tan sencillos para vivenciar cuando es el corazón el que os guía hacia este nivel tan elevado del Ser.

En el corazón sublimado no hay más ni menos, simplemente hay, en este punto está la Nadidad. No es la no existencia ni la falta del ser, sino el ser completo en todos los planos de Luz, inmensos en sí mismos, inmensos en su magnanimidad.

Hijos Amados, sed Nada, para serlo Todo, con esta guía estaréis más cerca de la Unidad, estaréis más ceca del Creador.

CONFORMIDAD – INTRANSIGENCIA

En un Universo  regido por la 3D, el concepto de Conformidad va ligado al de sumisión y, en realidad, nada tiene que ver ni por proximidad.

Ser sumiso es ser  una persona sin carácter y con la inestabilidad agudizada por una inseguridad y una falta de autoestima potente, esto hace que, para la persona, el hecho de que se les guíe o impongan las actividades o decisiones es algo positivo, ya que le hace no tener que exponerse, pero tampoco decidir y arriesgar.

La sumisión va más ligada a la debilidad del alma por no arriesgar para avanzar, para evolucionar, nada pasa por errar, por caer, por confundir términos, es peor no atreverse, no hacer, no arriesgar. Hay un concepto ligad a vuestra 3ª dimensión y que no se considera y es la generación de karma por omisión, es decir, por falta de acción y riesgo.

En contraposición está la Conformidad, ésta surge cuando el alma se eleva sobre todo lo que le rodea en esos planos densos y de elección constante, para entender que todo es por algo, que todo sigue un plan, un proyecto claro con unas directrices marcadas, así llega la Conformidad, como forma de aceptar lo establecido, porque es la única opción posible.

Podríais ver en esta exposición la idea de no lucha, de no riesgo, pero no es así, cuando se llega al nivel de conexión con el Maestro Interior o con el Yo Superior, todo está claro, todo se sabe y, por tanto, se hace lo que surge en conformidad con esa frecuencia, así que ya no hay elección, hay Conformidad.

Esta sería la definición quizá más sencilla de este maravilloso concepto.

Pero en el otro extremo de la balanza, tenemos a la intransigencia, a la no aceptación de las cosas, situaciones, personas. La no aceptación de todo aquello que no siga las directrices del ego, no del Maestro Interior, o las directrices del “Pepito Grillo” de vuestro cuento “Pinocho”, la Conciencia.

La persona intransigente no puede, ser feliz, ya que nada le satisface, todo le parce erróneo, falso, imposible, nada es a gusto suyo, esto frustra y amarga al ser y su Maestro Interno no tiene cabida. ¡Cuán penoso es ver a un alma en esta línea de desesperación ante lo establecido innecesariamente!

Sed más conformistas para evitar que la energía de la violencia, agresividad y dureza entren en vosotros y dañe a vuestro entorno, porque a quien primero dañáis es a vosotros mismo siendo así.

Hijos Amados, la Conformidad, que en realidad va ligada a la tolerancia, es una virtud de alto grado ante los tiempos venideros de auténtica unidad del ser.

Cuanto más intransigentes os volváis más os aisláis, más os alejáis de vuestros hermanos de alma, cuanto más intransigentes seáis más os alejáis de nosotros y del Padre/Madre.

Por tanto, la Conformidad va ligada a la Unidad del alma con el propio ser y con el ser de cualquiera de vuestros hermanos en el mismo proceso unificador.

Trabajaos esta cualidad y más cerca estaréis de vosotros mismos pues os comprenderéis y aceptaréis mejor.



DISERTACIÓN SOBRE EL PERDÓN – ENVIADO POR EL ARCANGEL GABRIEL

 Vamos a elegir una difícil disertación, el concepto auténtico del PERDÓN.

Para vosotros, perdonar no es siempre lo que en realidad ha de ser energéticamente hablando, tras este acto se esconde mucho ego y éste no ha de existir cuando se hace el acto de Perdonar desde el corazón. El que perdona, lo hace de corazón, el que Perdona ama de verdad, pero aun sin llegar al nivel más elevado de lo que es Amar.

No hablamos de amor humano, hablamos de Amor Divino, Amor Universal, desinteresado Amor sin apego, sin intención, sin final, sin una meta definida, sencillamente Amor. Este concepto no es posible hoy por hoy tenerlo cercano con la difícil vibración de vuestro planeta pero, a través del Perdón, sí que podréis acercaros. A través del Perdón sin ego, podréis acercaros y tantear lo que en realidad quiere decir Amar.

Cuando un ser dice: “Te Perdono”, en realidad tiene que querer decir: “Te Libero”. “Te libero de toda atadura, dolor, encadenamiento, dominio, rencor, venganza, de todo aquello contrario al Amor, de toda emoción dura y vinculante que arrastre un gran peso Kármico.

Cuando se dice: “Te Perdono”, en realidad tendréis que estar diciendo: “Te doy las gracias por ser un Maestro ante el dolor, por ser un Maestro  en estas situaciones duras. Te agradezco todo lo que me has enseñado y entiendo que el papel que te ha tocado vivir no ha debido ser fácil, pues te arriesgas a quedarte en esa vibración tan baja encadenado Pero yo, con mi agradecimiento, te libero de lo que esta prueba por mi parte pueda hacer que te hayas dañado, pueda hacer que te arrastre o caigas más profundo. Porque te agradezco, te libero del peso de mi prueba y digo al Cosmos y al Creador, que elijan tu destino. Yo ya no participo de él pues al liberarte, me libero y, con ello, agradezco al Creador, por haberte puesto  en mi camino porque me has hecho más fuerte, más seguro, más maduro.”

¿Qué tal este concepto de Te Perdono? ¿No creéis que aquí se encuentra la mayor proyección de Amor hacia el otro, aunque éste no sea de gran Luz ni Amor? Lo más importante es que las experiencias no dejen dolor, no dejen rencor o venganza, pues con estas actitudes no habréis aprendido nada. Aunque el dolor es humano y debéis pasar por él para encontrar y valorar la Felicidad y el Amor, para potenciar la Inocencia y agrandar vuestros corazones hasta niveles tan elevados que podáis estar a la altura de los nuevos tiempos. Sí hijos, difíciles tiempos vienen y tenemos que ayudaros a prepararos para ello. Sólo así será posible.

En estos nuevos tiempos no ha de existir el dolor ni ninguna emoción dura o doliente, por ello tenéis que intentar liberaros de todo aquello que os endurezca, traumatice, encadene, que os haga sentiros dependientes. Todo esto ha de ser erradicado de vuestras almas y el trabajo con el Perdón desde el corazón y no desde el ego, es un gran paso pues, sin daros cuenta, toda carga emocional hacia esas personas desaparecerán y os sentiréis libres, ligeros, positivos, alegres, elevados, todo será mucho más fácil y próspero pues las circunstancias fluirán con ligereza y vuestras vidas serán fáciles y guiadas por la Luz, amén de que así estaréis más unidos a vuestro Yo Superior y con ello, vuestras almas, encontrarán la Paz al tener la sensación de haber llegado a casa.

Si repasáis las Trampas del Ego expuestas podréis ver que para Perdonar desde el corazón os habréis tenido que trabajar la Humildad, la Paciencia, la Generosidad entre otras virtudes, pues para perdonar no debe haber Soberbia, Avaricia, Ira, Envidia, Vanidad, Apegos, Discordia y otras.

Todo se supera perdonando de corazón, pues es la única manera de que el Amor Universal de alta frecuencia encuentre paso en vuestro interior, creedme hijos, no hay otra forma más rápida de conseguirlo todo a la vez. Probad, id de lo menos pesado y doloroso a lo más y si no sabéis como hacerlo, pedid ayuda que se os dará. Podéis  pedirla a vuestros Maestros espirituales o a vuestra Maestra física, en cualquier caso ésta os será dada sin remisión ni interés.

Entiendo que la prueba que os estoy proponiendo es dura, quizás algunos no podáis conseguirlo en una vida, pero sólo con intentarlo ya habréis puesto vuestra voluntad en un acto elevado y quizá en otro momento, tiempo o vida podréis conseguirlo, pero cuanto antes lo intentéis  y cuanta más intención y voluntad le pongáis, antes podréis conseguirlo, esto es seguro.

Os animo de nuevo y espero que en breve tiempo os deis cuenta de los grandes avances conseguidos.

Que toda la Paz, Luz y Amor de este Reino de Paz y Divinidad sea con vosotros.

 DISERTACIÓN SOBRE LA VERDAD - ENVIADO POR EL ARCANGEL MIKAEL

 ¿Qué es la Verdad? La Verdad es la inspiración del alma en conexión con la Luz; la Verdad es lo que está a la vista de todos, de uno mismo; la Verdad es lo que pacifica el alma y lo que nutre el corazón. Todo aquel que no viva en la Verdad, no vive en la Luz, vive en la oscuridad de su ser, en la cobardía por no ser capaz de enfrentar su propia vida, su  propio ser.

Es triste ver como las personas piensan que engañando pueden seguir adelante, pueden conseguir lo que quieren, pueden no dañar,  muchas escusas ante una sola verdad, el que engaña a los demás y, sobre todo, a los que se supone que ama, en realidad se engaña a sí mismo y no es capaz de amar, su corazón está endurecido, está dormido, acorazado, perdido. Amar es Respeto y el que engaña no respeta, no considera al otro, no le protege, no lo valora en ningún caso, sólo lo daña, lo deja de lado, lo humilla y, entre tanto adjetivo, lo primordial, lo abandona porque no lo ama.

¿Cómo es tan difícil decir la Verdad aunque ésta suponga pérdidas? El precio del que miente es muy bajo, vibra en las frecuencias más bajas, lucha contra sí mismo y no es capaz de alcanzar la Luz, pues ésta es Verdad, es Pureza, es Claridad lo demás, ya sabéis donde se encuentra, en la oscuridad del alma.

Cuando un alma encarna siguiendo un camino iniciático o es un alma elevada la que desciende a vuestros planos, deberán ser guiadas por la Luz, por la Pureza de su alma, por la Verdad.

Si además venís al lado de un Maestro que os oriente, proteja y enseñe, con más motivo deberéis trabajar con la energía de la Verdad, ser sinceros por encima de todo, tanto con vosotros mismos como con vuestro Maestro, como con los demás. Seguid este consejo, pues os descargará el alma y más aun la mente y el corazón.

Si vosotros no sois capaces de valorarnos, Nosotros no vamos a obligaros, pero sí el Universo se encargará de crear un nuevo orden en el cual las cosas se moverán de forma distinta.

Este mensaje quizá no todos lo sintáis u os identifiquéis con él  pero el que lo haga que no medite, pues solo el que se aleja de la Verdad, se aleja de la Luz y, por tanto, la oscuridad le absorberá y el final será muy doloroso, muy dañino y nada de lo deseado se tendrá, por el contrario, todo se perderá.

Os envío toda Mi Luz y Amor pues creo que os va a hacer falta de ahora en adelante.


  DISERTACIÓN SOBRE EL MIEDO – ENVIADO POR EL ARCANGEL GABRIEL

El miedo es una expresión de indefensión, de inseguridad y dudas. El miedo surge cuando el ser se debilita al no tener suficiente fuerza y conexión con su Luz interna.

El  miedo aflora por una falta de confianza en uno mismo, por una falta de seguridad en la vida, por una dependencia fuerte en los demás, por un fuerte apego a situaciones, cosas y personas.

El miedo es lo contrario a la seguridad, a la Fe, sobre todo en uno mismo. Cuando algo alerta, cuando algo se siente, una pequeña duda y temor ante algo o alguien, no podemos considerarlo miedo sino alerta, el temor forma parte de la autodefensa, por lo que es importante tenerlo despierto para no correr peligros mayores, pero cuando lo que sucede es que la sensación altera el ritmo de vida, genera conflictos, parálisis, otro tipo de sensaciones que pueden llegar a la pérdida de control o parálisis de la persona, entonces es cuando estamos ante el MIEDO, ante esta expresión de la incapacidad de enfrentar las cosas por temor a perder, a no conseguir, a arriesgar, incluso a morir, por ello debéis pensar que  con miedo no es posible vivir.

Potenciando la Autoestima, la Fe, la capacidad de superación y el Coraje ante todo lo que la vida ofrece, el miedo se transformará en temor y éste en alerta, así sí que es posible superarlo todo no arriesgando nada.

En estos momentos de gran consciencia del ser, reflexionad sobre todo aquello que pueda haceros sentir miedo y ved cuáles son las verdaderas razones de que esto se produzca. Con ello, será suficiente para que poco a poco se vayan superando esas pequeñas cosas que tan grandes se hacen a causa del miedo.

Esta es una gran puerta por donde todo lo que entra se agranda hasta el infinito y por donde, una vez pasó, ya no sabéis como hacer que salga.

Lo más importante es no dejar esta puerta abierta y, sí os pilló desprevenidos y no pudisteis cerrar, lo más importante es reconocer, identificar y expulsar.

Cuando el miedo aflora, la persona se achica y la sombra/ego crece; cuando el miedo aflora, todo toma otras dimensiones y se agranda; por ello, lo mejor es no permitir que esto acceda y, en el momento en que se perciba la más mínima sensación de descontrol o inseguridad, parad a pensar cómo hacer para no continuar. Es muy importante que para ello seáis conscientes de vuestra divinidad y de que sólo uniéndoos a ella, será posible  el no caer en la dependencia y el temor a la pérdida. Al final, todo radica en esto: pérdida de vida, pérdida de status, pérdida de valoración, pérdida de hijos, pérdida de pareja, pérdida de amigos, pérdida de salud, pérdida, pérdida……

No tengáis miedo a la pérdida, sólo perdiendo aprenderéis a valorar; solo perdiendo, encontraréis; sólo perdiendo entenderéis porqué teníais y porqué llegasteis a dónde estáis; sólo perdiendo se gana. Éste es el final de todo y, quizá, la moraleja de esta Disertación.

Reflexionad todo lo expuesto y sacad vuestras propias conclusiones.